“Soy pro-integración público-privada”

Entrevista a Heber Martínez, director del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom). Por Emilia Racciatti (*) Heber Martínez es

Entrevista a Heber Martínez, director del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom).

Por Emilia Racciatti (*)

Heber Martínez es uno de los cuatro directores designados por Mauricio Macri para integrar el directorio del Ente Nacional de Comunicaciones creado por el decreto de necesidad y urgencia 267 a menos de un mes de ser presidente. Antes de llegar a la función pública, estuvo 15 años en uno de los canales privados con más audiencia, Telefé, donde durante los últimos 10 ocupó el cargo de gerente de asuntos públicos.

En esta entrevista con Fibra habla del cambio de estructura decidida por el gobierno mediante un nuevo decreto de necesidad y urgencia (513) por el que el ministerio de Comunicaciones se convierte en secretaría y pasa a depender del ministerio de Modernización a cargo de Andrés Ibarra. De la mano de esta reforma, el radical Oscar Aguad se convierte en titular de la cartera de Defensa y el poder se concentra en Héctor Huici, actual el secretario de Tecnologías de la Información y la Comunicación, cuya secretaría no sólo no desaparece sino que es quien se referenciará como el funcionario a cargo del área.

Para Martínez, “esto de empresa-estado, blanco-negro no va más”, defiende “la integración público-privada” y habla sobre la decisión de Telefónica, empresa para la que trabajó: “Creo que vos no podés hacer juicio porque otro crece”.

Martínez defiende la implementación de los decretos que modificaron las leyes regulatorias de la comunicación audiovisual y dice que el proyecto del gobierno de comunicaciones convergentes estaría para el mes de septiembre.

¿Cuál es el balance después de un año de trabajo?

La primera etapa fue la de ordenar lo pendiente y ponernos a punto con las auditorías. Yo divido en tres ejes la gestión: un gran eje es la infraestructura y, en ese sentido, comenzamos a utilizar el fondo universal para lo que realmente está destinado y empezamos el proyecto con Arsat de iluminar la fibra óptica. Otra parte importante es el aprovechamiento del espectro de una manera eficiente porque lo que buscamos es ensanchar el caño y llegar a los 1000 megas y ya estamos cerca  de los 500. En lo que es infraestructura, estamos llevando a cabo el proyecto de antenas amigables que es una iniciativa  que compartimos con el primer grupo de trabajo que armamos cuando llegamos. Nos juntamos todos los lunes con las empresas de telefonía móvil para que no se corten las comunicaciones.

¿Quiénes integran ese grupo?

Representantes de las empresas telefónicas y gerentes, cuadros técnicos de ENaCom. Se formó un grupo de trabajo público-privado muy bueno. Buscamos que cada uno ponga su granito de arena. Las empresas tenían problemas para importar nuevas tecnologías, para la instalación de radiobases y de frecuencias entonces firmamos un acuerdo con la ciudad de Buenos Aires para acelerar los trámites de habilitaciones.

En la Ciudad tenés un problema de densificación. Hay mucha densidad poblacional para el espectro y para las antenas. Aplicamos nueva tecnología, que son los small cells, que permiten más celdas e impiden que se sature la antena.

¿Cómo fue la llegada al ámbito público después de haber estado tanto tiempo en el ámbito privado como gerente de Telefé?

El 22 de noviembre llegaba de votar y me llamó Miguel De Godoy para decirme que me quería ver. Ese martes fui a Parque Patricios y tuve la suerte de cruzarlo a Mauricio Macri y felicitarlo. Durante diez años fui ejecutivo encargado de todo lo que era asuntos públicos pero en total estuve 15 años en Telefé, empresa a la que ingresé en el año 2000 cuando se forma Telefónica Media que incluía Radio Continental, Azul TV, Torneos y Competencias y Patagonik. Antes trabajé en el Grupo Pérez Companc en la privatización de Segba, cuando se formó un grupo de trabajo y uno de sus integrantes se fue a Telefónica y me llevó. Pero volviendo a la decisión de llegar a ENaCom, en octubre de 2015 me estaba yendo de Telefé y con Miguel de Godoy tengo una relación personal hace 20 años y al presidente Mauricio Macri lo conozco porque tengo un trato cotidiano ya que era, como decía mi jefe, el alcalde de la Ciudad de Buenos Aires. Además, presidí Cámaras, la de la Televisión y fui presidente del Círculo de comunicadores de Argentina. Había trabajado muy duro en el debate presidencial, Argentina Debate, porque trabajaba con el CIPPEC por ATA (Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas). Si bien cuando se hizo el debate ya no era presidente de ATA, estaba trabajando en el equipo.

¿Qué te entusiasmó de la propuesta?

Siempre me vinculé mucho con distintos sectores políticos por mi trabajo pero lo que reconozco en el PRO es que es un lugar muy bueno para trabajar porque se respeta mucho al profesional, se discute mucho, se trabaja en conjunto y me siento cómodo. Esto es un organismo público pero los primeros meses establecimos los MCI, las medidas críticas, que es algo característico de la actividad privada. En el equipo tenemos diferentes perfiles y nos dividimos bien las tareas.

A menos de un mes de asumir y mediante un decreto de necesidad y urgencia modificaron dos leyes sancionadas por el Congreso. ¿Cómo explicás esa “urgencia”?

Ese decreto era necesario porque abordó todos los puntos de conflicto de la ley de medios. Te puedo decir que, desde el otro lado, las gestiones que siempre hice del grupo Telefé fueron tratar de no ser afectado. Yo creo que fue muy liberal la  gestión anterior con la televisión porque mientras no podías entrar una cámara para un producto 4k, que es alta tecnología en televisión, te entraban todos los productos 4K por el cable. Esto es: las restricciones que para el comercio exterior  físico no estaban para los productos audiovisuales.

Hasta ahora el gobierno estableció cambios a través de decretos pero ya pasados casi dos años del primero de esos decretos, el  267, no hay un proyecto de comunicaciones convergentes…

Está Silvana  Giudici con esa tarea y en este momento está con las devoluciones a cada sector. A mí me asignaron la coordinación del Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia (Conacai). Nosotros buscamos formar ciudadanos digitales entonces estamos trabajamos fuerte con los sindicatos, con el ministerio de Desarrollo Social para debatir y abordar temas sociales importantes como bulling, cyberbulling para lograr acuerdos sociales sobre cómo abordarlos.

Queremos trabajar un eje que sea “los chicos y las pantallas”, para pensar una Internet segura y reflexiva para concientizar a los chicos sobre el poder de la imagen. El objetivo es poder relacionar  a los padres analógicos con los hijos digitales.

Volviendo al trabajo de la comisión, Silvana y Andrés Gil Domínguez presentaron el proyecto y ahora nosotros desde el Conacai tenemos que dar una devolución. Sobre los plazos: la ley de medios se presentó en 2009 y tardó años en aplicarse…

Fue frenada por un grupo económico y la Corte dijo que los artículos por los que reclamaba eran constitucionales.

No, fue frenada por la justicia, no por un grupo económico. Hubo medidas cautelares.

Actualmente Telefónica y Claro dijeron que iban a iniciar acciones ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones) por la posición dominante del Grupo Clarín. Vos estuviste en Telefónica ¿Cómo ves hoy lo que pasa con esa empresa?

Yo con el negocio de Telefónica de Argentina nunca tuve vinculación. Nosotros estuvimos vinculados con el negocio de Telefónica de España más que con Telefónica de Argentina. Creo que vos no podes hacer juicio porque otro crece.

El planteo es por las reglas, por las condiciones de ese crecimiento.

Las reglas son iguales para todo el mundo. Para el refarming, las telefónicas adquirieron loading para el 2.5. Acá hay mucho mito, el Grupo Clarín tenía un pie encima. Nosotros eliminamos los puntos de conflicto de la ley que perjudicaban a otros medios también, no solo a Clarín. El 267 no está hecho para un grupo sino para darle seguridad jurídica a un sector, ya que por ejemplo prorroga las licencias por 15 años. Con la prórroga de las licencias das estabilidad al sector. Se normalizaron todos los sectores. Telefónica ganó porque no tuvo que perder canales, desprenderse de canales.

Hablando de decretos, hace pocos días se conoció uno nuevo, el 513, que cambia la estructura del Ministerio. ¿Cómo queda ENaCom en ese escenario?

Según el decreto, vamos a depender de Modernización. Esto es un buen equipo con lo cual que esté Marcos Peña o Ibarra  es lo mismo. Yo vengo de otro sector, a mí me interesa la gestión.

Antes hablabas de convenios entre ENaCom y Arsat. ¿Qué pasa con la privatización de Arsat?

La verdad es que no formamos parte de esa decisión. Arsat tiene un directorio autónomo.

Pero ¿estás de acuerdo con la decisión de privatizar la empresa? ¿Te parece bien que entre capital extranjero, capital privado, ya que la compañía Hughes tendrá el 51 por ciento de las acciones?

No lo vi a Rodrigo (De Loredo) todavía pero por lo que entiendo que no es una privatización de Arsat sino que es un fondeo para Arsat 3. Hace un año lo criticaban porque no lo hacía y ahora lo critican porque lo va a hacer. La posición orbital es de Argentina. Arsat es una empresa estatal pero está en un Estado quebrado así que vos necesitas integrarte al capital privado. Esto de empresa-estado, blanco-negro no va más. Mauricio lo marca muy claro: para el desarrollo del país necesitás inversiones. Critican cuando no hay inversiones pero cuando hay inversiones también la critican. Hay que trabajar de manera integrada. A veces se ataca por hacer y yo soy prointegración público-privada.

¿En qué está la situación de los Fomeca hoy?

Cuando llegamos el sector comunitario nos miró pensando que íbamos a terminar con ellos.

Es que hubo retrasos en los pagos de los Fomeca y en la puesta en marcha de las nuevas líneas…

Hubo retrasos de pagos porque de la auditoría de los pagos surgió una acción penal contra Martín Sabbatella.

El problema es que a las organizaciones que se habían presentado a un concurso público les habían adjudicado un dinero y les retrasaron los pagos…

Hoy estamos casi al día. Ya están los ganadores de las líneas 2016 y en septiembre ya lanzamos las líneas 2017. Nosotros no nos fijamos si son opositores o no. A Barricada TV le dimos la licencia y normalizamos una situación de hace tres años.  Le habían dado el mismo canal a dos empresas. Ahora se mudó Barricada TV y Clarín se quedó porque ya tenía desplegada la inversión. Nos interesa la gestión, resolvimos las transferencias,  resolvimos la aprobación de Nextel…

No se aprobaba la operación de Nextel porque uno de los argumentos de Aftic era que lo que se estaba generando era una posición dominante del Grupo Clarín.

No había norma que respalde eso.

Los hechos van demostrando que Clarín va avanzando en consolidar una posición dominante.

Si vos abrís la frecuencia y todos participan hay seguridad jurídica. Hoy Telefónica sigue invirtiendo y eso es porque hay seguridad jurídica. Estamos ante un sector de capital intensivo. El que viene y se mete acá en tecnología sabe que va a tener que seguir invirtiendo.

No pasa lo mismo en las empresas periodísticas ya que se cierran medios y hay despidos. Es un momento muy complicado para los trabajadores de prensa.

Es que también pasa con la ficción porque se están mudando las audiencias. Hasta que no le enganches la vuelta es muy complicado eso.

Por tu lugar en Telefé y en Telefónica habrás seguido de cerca las dos normas que fueron modificadas vía decretos: la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la ley de Argentina Digital. ¿No hay nada que rescates de esas normas?

Fueron medidas con buenas intenciones pero mal llevadas a cabo. El tema era el cómo. Las modificaciones a la ley vieja ya permitían la entrada de los comunitarios.

Establecer el 33% para organizaciones sin fines de lucro es algo que no estaba en la Ley 22 285 de la dictadura…

Sí, eso es importante. Además es una situación que se plantea a nivel internacional. Pero hoy la discusión pasa más por la utilización efectiva del espectro. Los desafíos son ciberseguridad, Internet de las cosas, aprovechar el espectro y resaltar la propiedad intelectual porque hoy el valor agregado te lo da el contenido. 

(*) Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista de la Agencia de Noticias Télam. En Twitter es @emiliaracciatti

 

Pin It