“Debido a la centralización, estamos construyendo un sistema en el que es imposible innovar”

Entrevista a Peter Sunde, uno de los fundadores de The Pirate Bay. Por Carolina Martínez Elebi (*) Peter

Entrevista a Peter Sunde, uno de los fundadores de The Pirate Bay.

Por Carolina Martínez Elebi (*)

Peter Sunde es un experto en las tecnologías de la información y las comunicaciones que se hizo conocido por ser uno de los tres fundadores del sitio web The Pirate Bay, un tracker de BitTorrent, el protocolo diseñado para el intercambio de archivos punto a punto (peer-to-peer) en internet. Sunde estuvo presente en el Foro de Cultura Digital 2015 realizado en Buenos Aires durante el mes de octubre y Revista Fibra habló con él sobre los “piratas”, el acceso a la cultura y la tendencia global a la centralización del control en manos de las corporaciones.

20151013_155007

Sos uno de los representantes de The Pirate Bay y fuiste candidato por el Partido Pirata¹, ¿qué opinión tenés sobre el concepto “pirata” que suele utilizarse de manera negativa a través de campañas publicitarias o medios de comunicación?

Creo que la palabra “pirata” es algo que la industria de la música les adjudicó a las personas que no querían seguir sus reglas. Cuando en Suecia lanzaron la Oficina de Lucha Contra la Piratería, nosotros empezamos la Oficina de la Piratería, como un chiste a partir de su nombre. Como diciendo, “bueno, ya que van a ser ‘anti’, van a necesitar un oponente, así que nosotros los seremos”. Así fue que nos llamamos “piratas” a nosotros mismos y terminamos haciendo que ser “pirata” fuera algo cool.

Lo más gracioso que nos pasó fue cuando, durante el juicio, la representante legal de Hollywood en Suecia empezó a decir que éramos un “culto”, porque se dio cuenta de que a nadie le generaba curiosidad llamarnos “piratas”. El tema es que esta importante abogada tenía dos clientes: Hollywood y la Iglesia de Cientología. Entonces, cuando ella te dice que sos un “culto” uno piensa “ok, ella debería saber de lo que habla, ¿no? “Y, bueno, cuando empezó a llamarnos un “culto”, dijimos “seamos un culto” e iniciamos una iglesia llamada The Church of Kopimism².

¿Cómo podrías explicar de qué se trata el movimiento “pirata”?

Yo diría que es sobre la propiedad de la cultura, es decir quién debería ser el dueño de la cultura, quién debería tener el derecho a controlar a apropiarse de la cultura. Y creo que la respuesta obvia es que debe ser la comunidad. Así que el movimiento “pirata” se trataría acerca de recuperar nuestros derechos y que no permanezcan concentrados en las manos de las compañías del mundo.

Bueno, los representantes de la industria de la música, del cine o las editoriales ven a los “piratas” como una amenaza que afectan a los autores y al desarrollo de la cultura.

El movimiento “pirata” es malo para ellos, pero no para la industria en general, sino para aquellas personas que hacen la mayor cantidad de dinero dentro de la industria. Cada vez que estoy en una discusión sobre copyright, hay un abogado empleado por una gran corporación. Estas grandes corporaciones que mandan a los abogados no les pagan para que digan lo que piensan, sino para que digan lo que se les dio la orden de decir. Entonces, es como discutir con un robot, es como si estuvieran programados para decir lo que tienen que decir. Ellos están defendiendo un lugar en el mercado, no están defendiendo a los autores, ni a la sociedad, ni a la cultura. Si realmente les importaran los autores, ¿no compartirían más dinero con los artistas?

En los últimos años, en algunos países se sancionaron y en otros se intentaron sancionar leyes incluso más restrictivas que las actuales en materia de propiedad intelectual, ¿cuál es la respuesta de quienes defienden una cultura de todos?

Hay muchas personas que intentan cambiar esas regulaciones, pero el problema que tenemos es que todo el ámbito político en todo el mundo ha cambiado y cambia permanentemente. Lo peor que está pasando es la enorme centralización a partir de la globalización. Ahora, en Europa tenemos la Unión Europea (UE), que es cada vez más y más poderosa, y más países se unen a la UE y, entonces, tenés cada vez hay más poder en un solo lugar. Ahora los lobbistas tienen que enfocarse ahí, y la mayoría de los lobbistas son de las empresas de medios de comunicación, que es una industria incluso más grande que la del petróleo. Siempre hablamos de la corrupción de la industria del petróleo, pero, en realidad, la industria de los medios es más corrupta y tiene más dinero. Ellos son los que después se acercan al gobierno de los Estados Unidos o al Parlamento Europeo y presentan propuestas como ACTA, TPP, SOPA o PIPA y las ponen como secreto de Estado para que las voten en los congresos, después pagan lo que tengan que pagar, y entonces así nosotros, los ciudadanos de cada país, somos los criminales.

¿Qué creés que deberían hacer los ciudadanos?

Primero, ignorar todas esas cosas y, después, lo que necesitamos es construir un sistema político que sea realmente democrático. Lo que nosotros hicimos con The Pirate Bay fue decir “bueno, esto es lo que nosotros creemos y al carajo con la ley”, aunque la ley estuviera de nuestro lado, porque no nos importa eso, está en otro nivel. Si somos un número muy grande de personas, nada nos va a pasar.

¿Cuál es tu situación con respecto al Partido Pirata?

Bueno, nunca fui miembro del Partido Pirata, pero sí participé en 2014 como candidato por el partido para la Unión Europea. Para ser candidato tenés que hacerlo a través de un partido, y yo estaba de acuerdo con algunas cosas por las que el Partido Pirata peleaba. Pero también creo que es muy importante que un partido tenga una mirada completa sobre la política. No estoy de acuerdo con que “si votás por mi posición con respecto al copyright, te doy mis votos por cualquier otra cosa”. Necesito saber que no estoy votando a favor de nazis o antifeministas. Entonces, cuando decidí postularme como candidato en Finlandia para el Parlamento Europeo lo hice porque en esa instancia no votás por el partido, sino por la persona, aunque sí tenés que postularte a través de un partido. Decidí postularme, pero con mi política y ellos fueron los que estuvieron de acuerdo con que me postulara dejando afuera al partido. Me gustan las cosas que hace el Partido Pirata, pero no creo que sean un buen partido para votar porque como votante no sabés qué es lo que vas a conseguir en temas como educación, salud, etcétera.

¿Qué opinás sobre las plataformas como Spotify, Google Play Música y similares que ofrecen la posibilidad de escuchar música de manera legal a cambio de publicidad o de pagar una suscripción?

Es la mafia. Es la misma táctica que la mafia: si pagás esta suma de dinero para tu protección, no iremos por vos. Es básicamente lo mismo que pasa con Netflix. Lo que pasa es que, por ejemplo, conocí a los chicos de Spotify y realmente tienen buenas intenciones y les importa la música, pero después tenés a los de Google, que para ellos es sólo mercado, y tenés a los de Apple, que para ellos es sólo más dinero.

Lo que hicimos fue pasar de tener centralizada la distribución de la música con los CDs, pero que podíamos compartirla y eso estaba descentralizado y no había control sobre eso, a la “piratería” en la que ganamos en el ámbito técnico, pero perdimos en el legal. Entonces, alguien vino con la solución de que si pagás una cantidad de dinero, tienen un mejor servicio para vos, que pueden hacerlo porque tienen los derechos y nadie puede ir a demandarlos. La gente dice, entonces, “quiero contribuir a los creadores, así que les daré dinero a estas personas”, pero en realidad están pagando dinero para protegerse de ser demandado. Si realmente queremos pagarle a los creadores, podemos encontrar otra manera de hacerlo.

Después de todo lo que pasaste con el juicio y el encarcelamiento por haber creado The Pirate Bay junto a Gottfrid Svartholm y Fredrik Neij, ¿qué cambiarías de todo lo que hicieron?

Encriptaría el disco duro de Gottfrid, que es toda la evidencia en el juicio contra The Pirate Bay. El mail de Gottfrid no estaba encriptado, lo que es muy gracioso porque él es criptógrafo. Él se dedica a la criptografía como forma de vida. Eso es todo lo que haría, no cambiaría nada más. No hicimos nada malo.

¿Y qué opinás con respecto a los avisos publicitarios que tienen en The Pirate Bay?

Cuando yo todavía era parte de The Pirate Bay, estaba realmente muy molesto por los avisos y tuvimos muchas discusiones con respecto a que no hubiera avisos pornográficos, porque yo quería que el sitio pudiera ser utilizado por cualquiera, incluso por chicos. Pero otras personas tenían otras ideas, así que ahora está lleno de avisos en cualquier parte. Amo a los bloqueadores de avisos por una razón: creo que la publicidad es una horrible manera de ganar dinero.

Creo que la idea es encontrar alternativas para poder financiar a los creadores de cultura, como hice con Flattr³, por ejemplo. Sin embargo, debido a la centralización, no podés usar Flattr en todos lados porque Facebook, Apple o Google no te lo permiten. Debido a la centralización, estamos construyendo un sistema en el que es imposible innovar. Lo arruinamos un poco, porque teníamos esta increíble idea de internet que era súper descentralizada, abierta para todos, súper creativa y, de pronto, permitimos que otros empiecen a cerrarla y pusieran barreras, sin la discusión, sin los votos y sin el entendimiento de lo que estaba pasando.

¿Creés que en los ámbitos internacionales de discusión de estos temas existe la posibilidad de cambiar las cosas?

Creo que ahora no se trata de cambiar para mejor, sino de minimizar el daño. Creo que ya pasamos la oportunidad de cambiar las cosas y hacerlas bien, ya estamos más allá. Tuvimos nuestro amor ideal y ahora ya no lo tenemos. Realmente creo que perdimos lo que podríamos haber tenido. Ya no podemos retroceder y deshacernos de esto que tenemos. No podemos deshacernos de estas compañías, de Google, de Facebook, de Apple, así que necesitamos lidiar con eso. Algunas posibilidades drásticas serían que los gobiernos decidieran dividir estas compañías; que no las permitieran; que devolvieran la información de los ciudadanos a cada uno. Pero eso no va a pasar nunca. Los gobiernos podrían hacerlo, si ellos lo decidieran, pero no lo van a hacer nunca.

¿Qué medidas podrían tomarse para minimizar el daño?

Creo que tendría que ser algo grande, como que las Naciones Unidas decidan que las personas tienen el derecho a su privacidad y a ser los dueños de sus propios datos, que sea un nuevo derecho humano. Finlandia hizo algo de lo que estoy orgulloso, y no suelo estar orgulloso de lo que hace Finlandia, especialmente ahora con lo que hacen los nacionalistas y el gobierno.

Hace unos años decidieron que internet es considerado un derecho humano, entonces tuvieron que definir qué era internet y decidieron que tenía que ser el acceso a la red a una velocidad no menor a lo que sea el estándar del país, a medida que avance la tecnología, lo que ahora sería de 1 o 2 Mbps. Esto es muy bueno, porque si de pronto quieren aplicar ACTA o cualquiera de ese tipo de leyes, Finlandia dirá “esto violaría un derecho humano en nuestro país, así que no podemos impulsar estas leyes”. Podemos decir “estos son nuestros derechos” y, al menos, dar una discusión frente al intento de aplicar esas leyes. Igualmente, creo que lo de Finlandia es una excepción que no podría expandirse a todos los países del mundo, quizás solo a algunos.

(*) Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). En Twitter es @titayna.

¹ Fue candidato por el Partido Pirata de Finlandia en las Elecciones al Parlamento Europeo de 2014.

² Su sitio web, en inglés: http://kopimistsamfundet.se/english/ Con respecto a la fundación de la iglesia, otra versión se encuentra en una entrevista realizada en 2012 a Isak Gerson, quien asegura ser el fundador de la iglesia y dice no tener relación con miembros de The Pirate Bay.

³ Flattr es un sistema de micropagos en internet, lanzado públicamente en marzo de 2010.

Pin It