“Hoy en día el 80% de las salas cuenta con sistema de digitalización”

Por Sebastián De Toma. Entrevista a Lucrecia Cardoso, presidenta del INCAA. Revista Fibra estuvo reunida con la titular

Por Sebastián De Toma.

Entrevista a Lucrecia Cardoso, presidenta del INCAA.

Revista Fibra estuvo reunida con la titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Lucrecia Cardoso, con quien discutió la digitalización de las salas de cine en Argentina, los subsidios que se dan a los realizadores, el supuesto carácter de “elitista” del cine argentino que se produce con ayuda del Instituto, y los acuerdos que se firmaron con Brasil en el marco de la última Mipcom.

En este último tiempo se llevó a cabo la digitalización de las salas de cine en Argentina, ¿en qué estado está el proceso?

El INCAA generó un área específica para desarrollar el proceso de digitalización de las salas de cine en todas las regiones del país. Por este motivo, con la intención de modernizar y reestructurar la red de salas, en el año 2012 se creó la Unidad de Digitalización y Nuevas Tecnologías Audiovisuales destinada, entre otros objetivos, a generar un plan de asistencia financiera para las empresas exhibidoras registradas en el instituto con la intención de ayudar en el proceso de adecuación a los nuevos paradigmas digitales.

Luego de dos años se alcanzaron resultados sumamente alentadores: en el año 2012, en un total de 829 salas sólo el 19% contaba con pantallas digitales. Hoy en día, de las 904 salas ubicadas en todo el territorio nacional, el 80% cuenta con el sistema de digitalización.

Debido a que dentro del mapa de salas de cine del país los pequeños cines locales compiten con las cadenas multinacionales, es preciso que el Estado actúe como impulsor para garantizar la reconversión en un mercado más diverso y democrático. En este sentido, el INCAA fue un agente clave para crear fondos de inversión capaces de gestionar préstamos a las salas, estableciendo acuerdos con proveedores para producir el equipamiento e impulsando la relación entre los protagonistas del sector, logrando que Argentina pase a ser uno de los primeros cinco países productores de tecnología para cine digital en el mundo.Para lograr tales objetivos, se trabajó en la recuperación de cines municipales y de asociaciones, y se firmaron convenios con bancos como el BICE y Banco Nación para asistir además a la digitalización de las salas privadas.

La implementación de este nuevo paradigma digital no sólo permite abaratar los costos de producción de cualquier realización, sino que facilita el acercamiento del público en general a los contenidos audiovisuales. También se debe contemplar que esta nueva tecnología modifica los hábitos a partir de la aparición de nuevos soportes y equipamientos y la inevitable transformación de la cadena del producto cinematográfico. A raíz del seguimiento de todas estas transformaciones, el instituto se encuentra desarrollando nuevos modelos de negocio junto a IRAM, el Instituto Argentino de Normalización y Certificación, y diferentes organismos internacionales en normas de codificación y distribución más eficaces, a partir de nuevos protocolos de almacenamiento, resguardo patrimonial de nuestro cine y distribución de contenidos a través de los sistemas satélites y de fibra óptica.

¿Qué cantidad de subsidios se están dando hoy? ¿De qué manera se reparten?

En primera instancia cabe aclarar que el INCAA no determina una cantidad de subsidios, sino que todo proyecto audiovisual puede presentarse para el otorgamiento de créditos o de subsidios. En concepto de subsidios, existen dos tipos: el subsidio por otros medios de exhibición, y los subsidios por exhibición en sala. El que evalúa el interés de los proyectos presentados es el Comité Técnico, destinado a estudiar la factibilidad del proyecto en cuanto a su distribución, exhibición y posibilidad de recupero por parte del INCAA. El Comité está conformado por representantes seleccionados por el Consejo Asesor que, –según la Ley-, se conforma por el Secretario de la Asociación Argentina de Actores, el Secretario del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina, dos productores y cinco representantes de provincias. Los montos máximos a otorgar en concepto de subsidio están establecidos en el decreto N°851 del 2014. De esta manera, ninguna película nacional puede percibir más lo de lo que establece dicho decreto, donde quedan establecidas las distintas vías y montos (en pesos):

PRIMERA VÍA: Sin interés especial: monto máximo $ 5.000.000. Con interés especial: monto máximo $ 6.875.000.

SEGUNDA VÍA: Sin interés especial: monto máximo $ 3.750.000. Con interés especial: monto máximo $ 4.375.000.

TERCERA VÍA: Sin interés especial: monto máximo $1.875.000. Con interés especial: monto máximo $ 2.500.000.

¿Importan los premios internacionales a la hora de mostrar que lo que se está haciendo tiene valor? Está el caso de “Relatos Salvajes” pero no es el único. ¿A qué atribuye la mayor cantidad de premios? ¿Qué les diría a los que critican los subsidios diciendo que las películas son “aburridas”?

La creciente presencia argentina en los festivales y mercados mundiales es un avance vital para el fortalecimiento de la producción audiovisual nacional. Desde que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner decretó al sector audiovisual como industria comenzamos, desde el INCAA, a pensar lo audiovisual en su conjunto, y desde ahí en adelante hubo una fuerte política hacia los mercados internacionales para fortalecer la presencia de la producción nacional. Si bien el cine argentino siempre tuvo reconocimiento y prestigio, se dio una estrategia de posicionamiento en festivales y mercados de cine y televisión, que permitió que en 2014 el cine nacional participe de 319 festivales y muestras, proyectando más de 1600 producciones y recibiendo 342 distinciones.

A su vez, y en esta misma línea de desarrollo, comenzó a realizarse en 2011 el mercado“Ventana Sur” en Argentina, que ya va por su quinta edición, cuya idea es generar una ventana de comercialización de la producción latinoamericana en asociación con el Marché du Film, del Festival de Cannes, que es quien trae los compradores. Este último año, por ejemplo, hubo alrededor 2300 acreditados locales y del exterior, y se realizaron más de 120 proyecciones en las salas del Cinemark de Puerto Madero.

Sin duda alguna, todas estas apuestas nos permiten alcanzar valiosos resultados y permitir que más producciones argentinas entren en escena y puedan ser vistas por un público mucho más grande. Además, en esta ocasión particular, se suma el reconocimiento mundial a “Relatos Salvajes”, que ganó el Premio Goya de España como Mejor Película Iberoamericana y compitió en los Oscar como Mejor Película Extranjera, lo cual nos genera un gran orgullo como instituto promotor de la filmografía nacional.

Todas estas cuestiones también entran en juego en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que tiene un gran peso en la historia del cine argentino, con más de 60 años de historia y 29 ediciones. En 2014, hubo más de 400 títulos repartidos en más de 1000 funciones, y asistieron alrededor de 130 mil personas. Sin duda, este crecimiento es un indicio de que el cine nacional va modificándose y ampliando su convocatoria, ofreciendo todo tipo de propuestas y géneros, y abriendo más puertas y oportunidades para dar a conocer todas las obras audiovisuales argentinas y de la región latinoamericana.

En octubre del año pasado, en el marco de la Mipcom —la feria del mercado de contenidos multiplataforma más importante del mundo, que tiene lugar en Cannes, Francia —, se suscribieron acuerdos con Brasil para realizar coproducciones, ¿se están ya llevando a cabo?

En relación a estos acuerdos hay avances que consideramos relevantes o estratégicos y logros más operativos. En el plano de lo simbólico, lograr que la Argentina sea país invitado de honor del Mipcom, que se considera el mercado de contenidos audiovisuales más importante del mundo, es un indicador de la valoración que se hace a nivel internacional de lo que ocurre en nuestro país. A nivel de los acuerdos, hay un plano institucional, uno sectorial y uno territorial; en el primero es muy importante el trabajo conjunto que venimos realizando desde el INCAA con el Ministerio de Planificación Federal, especialmente con el Consejo Asesor de la TV Digital, con el Ministerio de Educación y Educ.ar, con las señales Canal Encuentro y PakaPaka, con el Ministerio de Cultura y el AFSCA. En relación al nivel sectorial hay un trabajo sostenido con las entidades que nuclean a los canales de TV públicos, privados y cooperativos, con las cámaras y asociaciones de directores y productores, con los sindicatos del sector y las entidades de gestión; y a nivel territorial con los diferentes niveles de representación que se crearon en esta etapa.

Todo este proceso generó acumulaciones, con más de 4000 horas de contenidos audiovisuales con derechos en manos de PyMEs Audiovisuales de todas las regiones del país. Sobre este volumen de producción apareció la oportunidad de tener presencia en el mercado internacional, logrando por primera vez que el segmento pyme y contenidos regionales estén presentes en los mercados internacionales. A partir de aquí se acompañó la creación de cuatro clusters de exportación con nuevas distribuidoras, que participaron de instancias de formación para profesionalizar la distribución, la producción de catálogos y materiales de difusión.La idea es continuar trabajando hasta madurar los acuerdos internacionales que potencien la plataforma de comercio exterior, pasando de la venta de latas y formatos a la consolidación de alianzas que permitan la internacionalización de empresas y contenidos.

Es el caso de Brasil, en el que la exitosa experiencia de coproducción cinematográfica se tomó como base para ampliar el diálogo con la Agencia Nacional de Cine de Brasil a la Secretaría Audiovisual y al Ministerio de Cultura, logrando las condiciones para coproducir tres series de ficción en coproducción internacional en simultáneo —con un presupuesto total del orden de los seis millones de dólares — , dos coproducciones de contenidos culturales y educativos, y un acuerdo entre la Cámara Argentina de PyMEs Audiovisuales y la Asociación Brasilera de Productores Independientes de Televisión que fue presentada con apoyo del INCAA al flamante ministro de Cultura Juca Ferreira. Es histórico el crecimiento en el volumen de las coproducciones internacionales y sobresaliente el hecho de que sean PyMEs audiovisuales las protagonistas.

¿Cómo está la relación de audiencia entre el cine nacional y los “tanques” de afuera? ¿Qué políticas se han llevado a cabo para intentar revertir dicha tendencia?

Desde el INCAA tenemos una firme política de fomento y promoción a la federalización de la producción argentina, con la inclusión constante de nuevos directores, actores, productores y técnicos cinematográficos, en fin, de todo nuevo profesional que quiera ser parte del mundo audiovisual y que permita ampliar la oferta y las oportunidades para las realizaciones argentinas. Las políticas públicas que ha impulsado el gobierno nacional a lo largo de los años, entre ellas la aplicación de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, nos dieron las herramientas para agrandar el mapa audiovisual argentino, logrando apoyar a producciones grandes como pequeñas y consiguiendo valiosos resultados. Para dar números concretos, en el año 2014 se estrenaron, entre ficciones y documentales, 168 obras argentinas, marcando una cifra récord para la producción nacional que cobra mayor importancia si se compara con el 2013, donde se estrenaron 153 films, y más aún con la cifras de una década atrás: en 2002 alcanzaba un total de 48 estrenos anuales. Esto significa que las políticas llevadas a cabo en estos últimos años permitieron sumar más realizaciones, más voces, más historias y géneros, no sólo para que el público argentino pueda contar con una gran oferta local, sino también para ampliar el mercado de trabajo de los profesionales del sector audiovisual.

En este sentido, es importantísimo recalcar que el año pasado el cine argentino alcanzó el récord histórico de taquilla con el 18% del total, con más de ocho millones de entradas vendidas. Esto significa que de cada diez entradas que se vendieron durante el 2014, dos fueron para películas argentinas.Para dar una idea de la importancia de este crecimiento, a lo largo de doce años la cantidad de público que eligió ver en el cine películas argentinas aumentó en un 230%, pasando de 3468 896 de espectadores en 2012 a 8 091 742 en 2014.

Todos estos logros se enmarcan dentro del crecimiento del mercado interno de exhibición, que en el 2014 vendió más de 45 millones y medio de tickets en todo el país. Si se compara esta cifra con el promedio de 35 millones de entradas vendidas de los últimos años, se destaca el crecimiento de público que, sin duda alguna, viene acompañado de una suma de reivindicaciones sociales que se dieron en estos últimos tiempos, y que permitieron aumentar el acceso a los bienes y consumos culturales de toda la población argentina.

543ea9f7907ab_510x339_fmt

¿Cuáles son los objetivos planteados para este año?

En el 2015 continuaremos desarrollando las líneas de acción que conformamos en la gestión y que se dirigen a empoderar a la industria cinematográfica argentina y, por sobre todo, a federalizar la producción audiovisual. Para llevar adelante este proceso es fundamental seguir impulsando la adecuada aplicación y reglamentación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y las políticas de fomento impulsadas por el Gobierno Nacional, como es la Televisión Digital Abierta, y los planes de fomento que acompañan su implementación. Seguiremos trabajando en coordinación interinstitucional con otros organismos, como el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Planificación Federal y la AFSCA para extender las herramientas innovadoras que permitieron revolucionar el escenario de la producción audiovisual.

Trabajamos día a día para construir una industria que brinda trabajo y oportunidades en todas las regiones argentinas, incluyendo más voces, profesionales y formatos dentro del sector audiovisual a través de convocatorias y concursos federales. También seguiremos estimulando la presencia de las producciones en los mercados y festivales internacionales y los convenios de coproducción internacional que nos permiten expandir la producción nacional. Dentro del plano nacional, se continuará ampliando la red de Espacios INCAA —ya hay 55 salas en las distintas provincias argentinas-, y se impulsará la realización de festivales de cine federales —en 2014 se realizaron más de 100 en las distintas provincias argentinas— y el desarrollo del programa de digitalización de salas cinematográficas, para lograr la reconversión tecnológica de todo el sector de exhibición argentino.

Otra de las grandes apuestas de este 2015 son las nuevas sedes regionales de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, el ENERC, destinadas a ampliar a red de enseñanza, para permitir que los jóvenes de todo el país puedan aprender, formarse y trabajar en el mundo de lo audiovisual. A comienzos de este año ya se iniciaron los ciclos educativos en las provincias de Formosa y Jujuy, y próximamente se abrirán nuevas sedes en la región de la Patagonia y en Cuyo, completando el plan educativo federal.

Pin It